Esfuerzo como unidad de medida

https://www.pinterest.es/pin/302656037431022583/

https://www.pinterest.es/pin/302656037431022583/

Todos hemos escuchado alguna vez las frases de : «es que no puedo realizar ese ejercicio/movimiento», «es que tengo poco equilibrio», «es que no soy muy flexible»; son frases que están basadas en unas capacidades o habilidades como unidad de medida, y las capacidades son intrínsecas en cada persona individualmente que puede mejorar mediante esfuerzo; por tanto, la pregunta es:

 ¿has pensado alguna vez en utilizar tu esfuerzo empleado como métrica en lugar de usar tus capacidades actuales?.

Cuando una persona inicia una actividad física, muchas personas se guían por la cantidad y el tiempo que le dedica, ¿pero durante ese tiempo has exprimido al máximo o has estado a medio gas?, si en menos tiempo te has esforzado más, has sido mas eficiente que si has empleado mucho tiempo (que podrías dedicar a otras tareas) y tu esfuerzo ha sido bajo.

Si te has esforzado todo lo que has podido para intentar alcanzar ese objetivo, ya sea poder realizar ese ejercicio que te resulta difícil, mejorar una habilidad que percibes que no controlas, etc; estás poniendo tu patrón de medida en lo que seguro que depende de tí y es la actitud de esforzarte para conseguir lo que quieras. Tengas más o menos capacidades/habilidades, que es algo que va cambiando según factores, tu sensación de esfuerzo es algo que siempre permanece constante y que depende de tí.

Para concluir, utilizar tu esfuerzo empleado en cualquier tarea como unidad de medida te servirá como guía para siempre poder seguir mejorando sin importar el resultado final, porque siempre podrás decir a tí mismo que hicistes y distes lo mejor de tí.

Miguel Ángel

Más artículos recomendados

2 respuestas a «Esfuerzo como unidad de medida»

  1. Es una perspectiva interesante pero poco usual. Buscamos resultados por caminos fáciles y esto se aviene bien a la cultura de la inmediatez que hemos creado. También creo que esforzarte sin llegar a tus límites no los mueve y permanecen en el mismo lugar. El dolor es una buena medida y enfrentarlo te hace crecer.Es una buena recomendación la que nos haces Miguel, un abrazo.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *