Retorno a los orígenes

PREFACIO

Este relato tiene como objetivo ofrecer a los lectores una introspección personal sobre la situación actual de los seres humanos con respecto al movimiento* corporal.

El relato toma como referencia un periodo de la historia para poder comprender los cambios que se han ido produciendo a lo largo de épocas anteriores hasta llegar al estado actual en la que nos encontramos. No se persigue elogiar a otros momentos del pasado ni por otro lado el de desprestigiar el presente; en cambio, se pretende de mostrar la importancia que tuvo la capacidad de moverse en otras épocas de nuestros antepasados y que le sirvieron para adaptarse a un entorno donde el movimiento era necesario y con ello, el poder evolucionar al ser humano actual. El entorno actual difiere al que evolucionaron nuestros antepasados donde la necesidad de moverse ha desaparecido para la supervivencia; no obstante, la capacidad para moverse permanece en todos los seres humanos. De igual modo que un pájaro en una jaula no necesita volar para vivir; pero sin embargo, la capacidad de volar permanece en su ser.

No se ha de confundir el uso de la palabra movimiento con lo que popularmente se entiende como «hacer deporte», el concepto de movimiento es lo que engloba a todas las acciones de la persona para cambiar de posición y conseguir un fin, como podría ser realizar actividades de la vida cotidiana (comprar,limpiar,cocinar,etc); hacer ejercicio físico, bailar, jugar, representar una obra de teatro, cuidar un huerto, etc. 

El concepto generalizado que se tiene en la actualidad respecto al movimiento es que hay que moverse para estar sano, mientras que desde mi punto de vista debería ser: estar sano para moverse. A mi entender, la salud es un concepto multifactorial en el cual los diferentes indicadores de salud interrelacionados y equilibrados entre sí permite aportar un estado óptimo de salud a la persona.

A nivel personal, como eterno aprendiz, este relato es la expresión en palabras de un aprendizaje continuo de todas las personas que he tenido – y tengo – la oportunidad de interactuar, y que me hacen ver más allá de mi horizonte, siendo yo mismo la suma de los conocimientos obtenidos por todos vosotros. Y en este apartado no sólo me refiero a personas relacionadas con el ejercicio físico como maestros y compañeros de profesión; sino también a mis familiares – presentes y no presentes – y a mis amigos. Todos vosotros habéis contribuido, en mayor o menor medida, a que este relato haya sido posible llevarse a cabo.

* Concepto de movimiento : entiéndese cómo cualquier acción del cuerpo o parte para cambiar de posición; agacharse, levantarse, coger, traccionar, empujar, transportar, andar, girar, lanzar, saltar,etc.

Miguel Ángel Barrera Pérez, Abril de 2020




RETORNO A LOS ORÍGENES

 Suena el despertador a las 07:30 de la mañana, comienza un nuevo día. Tras unos minutos sonando, T.M desconecta el despertador y se queda tumbado en la cama. Unos 5 minutos después, se levanta y se dirige al cuarto de baño para asearse, quedándose mirando al espejo con la mente en blanco. Al mismo tiempo que se coloca el traje del trabajo va preparando el desayuno. Toma el desayuno sentado mientras escucha las noticias, lo cual le presta más atención que a lo que está comiendo. Recoge el dormitorio y se va para el trabajo. 

 T.M baja por el ascensor, en lugar de por las escaleras, para dirigirse al lugar donde tiene aparcado el coche. Su lugar de trabajo se encuentra en la misma ciudad, le lleva unos 10 minutos en coche hasta llegar a la oficina. Observa que en paralelo a la carretera por donde circula, han terminado de construir un carril para peatones y de ciclistas que precisamente pasa por el lado donde trabaja y continua hasta conectar con otra población cercana.

Son las 08:30 de la mañana cuando llega al aparcamiento privado de la empresa donde trabaja, su jornada laboral comienza a las 09:00. No obstante, ocurre algo inesperado.

Deja el coche aparcado, y al salir del coche le llama la atención un cartel luminoso, se encuentra en un edificio justo enfrente del lugar de su trabajo. Cautivado por la curiosidad se dirige hacia el local y puede leer lo que pone en el anuncio de la pantalla luminosa: REALIDAD VIRTUAL. Intrigado por la novedad del negocio, y con 20 minutos antes del comienzo de su jornada laboral, entra por la puerta automática del local.

Hola – le recibe el recepcionista.

* Hola – contesta T.M .

La limpieza y sencillez de la sala es la primera impresión que recibe al entrar. En la pared de detrás de la recepción hay colgado un cuadro con la siguiente frase :

AQUELLOS QUE CONOZCAN EL PASADO, CONSEGUIRÁN LAS HERRAMIENTAS PARA CONSTRUIRSE UN FUTURO.

• ¿En qué puedo ayudarte?. – Habla el recepcionista

* Me ha llamado la atención el cartel luminoso, ¿otro negocio más de informática?. – T.M pregunta.

• No exactamente. Nuestro servicio es un sistema novedoso que permite explorar visualmente cualquier momento del pasado, y poder experimentarlo como si estuvieras allí presente. Además, con la tecnología que hemos desarrollado, incluso podrías conocer a todos tus antepasados que existieron, eso sí, sólo desde que el ser humano se define como la especie homo sapiens. – Responde el recepcionista.

Por un instante, a T.M se le ha cambiado el rostro, su cara muestra una apariencia de confusión e impresión al mismo tiempo.

* ¿A qué te refieres con mis antepasados que existieron?. Pregunta T.M

• Hemos conseguido desarrollar una tecnología que es capaz de obtener tu ADN por las pupilas, y mediante tu muestra de ADN se puede conseguir el ADN de tus antepasados. Una vez obtenido la muestra de tu ADN y por consecuencia las de tus antepasados, el uso de unas gafas especiales te permitirán ver cómo vivieron realmente tus antepasados, el lugar donde vivieron y sus costumbres. Ahora podrás entender el porqué del nombre de REALIDAD VIRTUAL. – Contesta el recepcionista.

 T.M permanece en silencio por un momento. No se hubiera imaginado nunca este nivel de avance tecnológico.

* ¿Y podría interactuar con ellos?. – Pregunta T.M

• No, sólo podrás mirar, e incluso ellos no podrán verte a tí. Ahora bien, hay un grupo de ingenieros trabajando en ese proyecto; ya llegará el día en el que será posible, es cuestión de tiempo. – Responde el recepcionista.

A T.M siempre le ha gustado la historia, de hecho era una de las asignaturas favoritas en la escuela; le fascinaba las historias de personas que hicieron posible el progreso hasta nuestros días. Si además, puede conocer cómo vivieron sus antepasados reales, le parece la idea deslumbrante.

* ¿Cuándo puedo empezar?. – Pregunta T.M

• Podrías empezar ahora mismo. El horario de apertura es desde las 08:30 de la mañana hasta las 20:30 de la tarde. – Contesta el recepcionista.

 T.M mira el reloj del móvil y muestra las 08:50 de la mañana, tiene 10 minutos para presentarse en su puesto de trabajo.

* Tengo que marcharme. Nos vemos a la tarde. – Se despide T.M.

• Conocer tu pasado real está al alcance por primera vez en la historia. Hasta luego. – Responde el recepcionista.

 Con una marcha acelerada, T.M se dirige a la oficina. Coge por el ascensor y cuando sale del ascensor puede percibir las palpitaciones de su corazón y una respiración sofocada; unas gotas de sudor caen de la frente. Mientras limpia el sudor con un pañuelo va saludando a los compañeros de oficina. Uno compañero exclama : «T.M, pareces que vienes de hacer una maratón». T.M ignora el comentario, ahora mismo sus pensamientos están en otro lugar.

La jornada laboral transcurre de forma habitual; sin embargo, hoy su cuerpo estará presente en el trabajo mientras que su mente estará en el nuevo negocio. Pasará sentado delante del ordenador hasta las 11:00 de la mañana, en el que tendrá un descanso; luego se reunirá con el equipo de departamento, y al terminar irán juntos a almorzar al restaurante de costumbre. Terminará su jornada a las 17:00 de la tarde.

 Una vez terminada su jornada laboral, T.M camina hacia el nuevo negocio. Mientras camina percibe un presentimiento, algo que no puede explicar con palabras, cómo si este día fuese a suponer un punto de inflexión en su vida.

 Entra por la puerta automática del local y lo recibe el recepcionista.

• Bueno, veo que te ha cautivado la idea. Antes de comenzar, rellena este documento con tus datos personales. Voy a buscar unas gafas adecuada para tí. – Habla el recepcionista.

El recepcionista aparece con unas gafas graduadas en la mano, pero con la diferencia de que las lentes son de color plateado. Una vez terminado de realizar la inscripción y comprobar que las gafas son del tamaño adecuado, el recepcionista invita a T.M a entrar hacia una de las salas que hay en el local. La sala es diáfana, con una amplia cristalera que se puede abrir para acceder a un balcón. El inmobiliario de la sala está formado por una mesa con unos aperitivos, sillas y sofá para sentarse, e incluso tienen la misma máquina de agua refrigerada que hay en la oficina donde trabaja. Por una puerta se accede a un pequeño aseo. 

Atenea, te doy la bienvenida a T.M. – Habla el recepcionista, sin dirigirse a ninguna otra persona en la sala.

 T.M mira al recepcionista con cara de confusión.

Atenea será tu guía y soporte tecnológico durante tu estancia. – El recepcionista habla dirigiéndose a T.M.

< Bienvenido al sistema de REALIDAD VIRTUAL T.M. Encantada de poder acompañarte en este viaje hacia el pasado. – Habla Atenea, con una voz que sale de un altavoz del techo.

• ¡Disfruta de la experiencia!. Te veo luego. – Se despide el recepcionista.

 T.M permanece en silencio unos segundos observando el lugar en el que se encuentra.

< T.M, ¿Qué época del pasado te gustaría conocer?. – Habla Atenea rompiendo el silencio.

 T.M se toma su tiempo para responder. Antes de contestar a la pregunta, primero bebe un vaso de agua mientras abre la ventana de la cristalera que da hacia el balcón y luego se sienta en el sofá cómo si estuviera en su propia casa. Por último, se coloca las gafas.

* Atenea, quiero conocer el lugar y la forma de vivir de mis primeros antepasados. – Responde T.M.

Obteniendo información de tu ADN.

< Te muestro tus ORÍGENES. – Responde Atenea.

Instantáneamente T.M deja de ver la sala. Ahora visualmente se encuentra en otro lugar, en un entorno repleto de naturaleza.

Es de día, el cielo despejado y los rayos del sol están en su máximo apogeo. Puede ver que hay arbustos y algunos árboles, pero no en exceso, es un entorno parecido al que ha visto en la televisión sobre la vida animal en África. Mira a la derecha y ve en las inmediaciones de un riachuelo a un grupo de seres parecidos a los humanos.

Como las gafas pueden recibir la intención mental del observador, T.M puede acercarse al grupo. Ya de cerca, puede observar que esos seres son anatómicamente iguales a los seres humanos actuales. No obstante, puede percibir algunas diferencias en la corpulencia física, vello corporal y estatura. Respecto a la forma de vestir, sólo algunas prendas discretas cubren el cuerpo, el resto permanece sin cubrir.

Es un momento único. Por primera vez en la historia una persona es capaz de experimentar en primera persona la vida real de sus primeros antepasados.

 T.M observa la dinámica del grupo. Uno está agachado de cuclillas manipulando unas piezas parecidas a la punta de una lanza. Jamás había visto a nadie que pudiera adoptar esa posición por largo tiempo. Por otro lado, un grupo de más joven edad están intentando ascender por un árbol pequeño para alcanzar unos frutos que cuelgan de las ramas, mientras que otros optan por saltar y dejarse colgado por los brazos.

Se percata de algo curioso. No puede escuchar lo que entre dos miembros están diciéndose entre ellos, pero puede captar el mensaje e intención por el empleo de marcados gestos faciales, el uso de aspavientos con los brazos, y la forma que adoptan las diferentes posturas corporales.

De repente, T.M puede ver como el resto del grupo dirige la atención en exclusivo hacia un miembro de mediana edad. T.M percibe como se organizan para realizar una actividad grupal, cada uno de ellos va cogiendo instrumentos de caza.

 T.M presencia lo siguiente: los miembros elegidos para cazar comienzan a trotar descalzos hacia una dirección. Cuando llegan cerca del río, se paran todos a la misma vez, y se mueven como si estuvieran rastreando huellas de animales. A continuación, siguiendo la misma dirección, continúan la marcha.

 Mientras tanto, otros miembros del grupo se quedan para recoger frutos del suelo que han caído de unos árboles; incluso algunos de ellos son capaces de cargar a un pequeño sobre las espaldas. T.M observa atentamente cómo introducen los frutos en unas bolsas hechas de piel animal, para luego transportarlas hacia el interior de una cueva que cada miembro sujeta por un extremo.

 T.M se quita las gafas para ir al aseo, y a continuación toma un vaso de agua.

 T.M permanece de pie reflexionando:  jamás podría pensar que sus antepasados pudieron vivir, o sobrevivir, a un entorno tan extremo como aquél. ¡Qué forma de vida tan diferente a la actual!. – Piensa T.M para sí.

* Atenea, ¿En qué momento de la historia nos encontramos?. – Pregunta T.M

< Ocurrió hace 200.000 años, y existió tal como lo estás viendo. – Responde Atenea

* ¿Y en qué lugar del mundo ocurrió?. – Continúa preguntando T.M.

< Fue en la sábana de Etiopía en ese momento. Pero no obstante, el grupo se iban desplazando si la comida se agotaba, ya que aún no conocían formas de preservar y generar comida. Esto hizo que:

 Ser CAPAZ de moverse era la forma de sobrevivir, no se podían permitir ser sedentarios en ese entorno.

 Por ello está en el ADN de todos los seres humanos el PODER moverse. El movimiento corporal era NECESARIO para subsistir en ese entorno y es el legado que han dejado en los seres humanos. – Termina de responder Atenea.

 T.M queda callado pensando. Y Piensa para él mismo: ¡Qué razón tiene!. Si el moverse no fuese necesario en ese entorno, ¿Para qué íban a tener un cerebro conectado con el conjunto de músculos y articulaciones que le permitían el movimiento del cuerpo?. Ya que en otro caso si no hubiese sido necesario, ¡el ser humano hubiera evolucionado para ser inmóviles!. – T.M llega a esa conclusión.

¡Ahora entiendo porqué mi profesor de biología del colegio nos decía!:

«LO QUE TU ORGANISMO NO USA, SE DEBILITA, Y SI CONTINÚA SIN USARSE, SE ATROFIA; HASTA POR TERMINAR DESAPARECIENDO». – Habla T.M en voz alta imitando la voz del profesor.

Interviene Atenea con la siguiente pregunta:

< ¿Cuándo era el momento que mejor te lo pasabas en el colegio? – pregunta Atenea.

* ¡En el RECREO! – Responde efusivamente T.M

 Esa pregunta le hace recordar a T.M cómo disfrutaba del tiempo que pasaba en el recreo. Muchos juegos, risas, compañeros. Recuerda que muchas veces volvían a clase sudando.

Vuelve a intervenir T.M.

* ¡Y en las clases de EDUCACIÓN FÍSICA! – Dice T.M

Es cuando se le viene a la memoria los días que hacían unas Olimpiadas de pruebas físicas. Sonríe T.M.

Interviene de nuevo.

* ¡Y JUGANDO en la calle! – Responde T.M

Recuerda, que por la tarde después de hacer la tarea y merendar, su mayor ilusión era juntarse con otros niños para jugar.

¡Qué rápido pasaba el tiempo!. ¡DISFRUTABA ESTANDO ACTIVO, EN MOVIMIENTO!. – T.M habla en voz alta.

Los recuerdos de la infancia, a T.M le hace examinar su vida actual.

* ¡Cuánto ha cambiado la vida!. – Exclama en voz muy alta T.M.

Las palabras hacen eco en la sala. Y luego aparece el silencio.

* ¿Ha cambiado la vida?. ¿O he cambiado yo? – Medita T.M sobre estas preguntas.

T.M descubre una similitud entre sus antepasados y su infancia:

 Estar en movimiento es una expresión natural de la persona.

 T.M habla dirigiéndose a Atenea:

* He podido descubrir, entre una de las muchas cosas, que el ENTORNO dónde vivían mis primeros antepasados era muy diferente al actual.

* Además, que mis antepasados mantienen un EQUILIBRIO NATURAL entre estar activo y descansar, cada uno mismo sabe de forma instintiva cuando siente que debe hacer una actividad o cuando debe descansar. ¡Recuerdo que así me comportaba en mi infancia!. – Finaliza la conclusión de T.M.

 A continuación, T.M se dirige a Atenea con una pregunta:

* ¿Han sido igual de activos mis otros antepasados que vivieron en épocas más recientes? – Pregunta T.M

< Tus antepasados han sido más o menos activos según las necesidades para poder sobrevivir en el entorno que vivieron. – Responde Atenea.

* Entiendo. Para otra sesión conoceré como vivieron mis antepasados en las antiguas civilizaciones. – Habla T.M

Es el momento en el que alguien llama a la puerta. Se trata del recepcionista para avisar que la sesión ha llegado a su fin.

 T.M agradece a Atenea por su gran trabajo.

 T.M ha podido conseguir conectar los puntos entre el pasado, su presente y cómo quiere que sea su futuro.

 Se despide y cuando va a salir por la puerta, escucha decir de Atenea:

 HAS CONOCIDO EL PASADO, REFLEXIONASTE SOBRE TU PRESENTE, ¿QUÉ FUTURO QUIERES?.- Con estas palabras se despide Atenea